Koliva es un mineral de origen natural, inerte desde el punto de vista sanitario, que ha sido diseñado para su uso como coadyuvante tecnológico en la producción de aceite de oliva virgen extra.

Para su obtención, únicamente se han requerido operaciones de extracción, lavado y trituración, sin ningún tipo de tratamiento con productos químicos ni la inclusión de aditivos.